El consumo se desploma y el PIB español va camino a la recesión

Realmente el presente de Europa en general y de algunos países, como podría ser el caso de España en particular, pareciera haber salido de un film de Alfred Hitchcock.

Ya desde los últimos meses del pasado 2.011, la crisis financiera que afectó en su momento a buena parte de los países del mundo pareció regresar por sus fueros con más ímpetu todavía. El muy tímido crecimiento mostrado en la primera mitad del año se congeló e incluso se retrajo en varios países de la Eurozona.

Y al igual que lo ocurrido en el año 2.009, el comercio exterior fue el primer y más inmediato indicador de la recaída. Este hecho se dejó notar con inusitada fuerza en todas las exportaciones españolas, que hasta el momento era el único motor en marcha que tiraba de la economía de la península ibérica.

Y el otro factor que llevó al PIB español a retroceder un 0,3% en el cuarto y último trimestre del año pasado fue el nuevo desplome de la demanda interna, de una intensidad similar al registrado durante los años de la Gran Recesión.

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) acaba de dar a conocer los datos de la contabilidad nacional, y éstos explican con detalle las causas por las que la economía española se arroja sin red a otra recesión, menos de dos años después de haber alcanzado la mayor contracción económica de la posguerra. Y entre los principales responsables solamente hay un “gran sospechoso”: la demanda interna.

Para su caótico presente confluyen varios factores. Uno es el elevadísimo índice de desempleo, cercano ya al 23% de la población activa. También cuentan la sequía total del crédito, las consecuencias del estallido de la burbuja inmobiliaria y el cada vez mayor ajuste presupuestario puesto en marcha por el nuevo gobierno de Mariano Rajoy.

No es un dato menor que en el cuarto y último trimestre del año pasado la demanda interna le restó un 2,9% al crecimiento medido en forma interanual. Una pérdida de ese calibre no se veía desde el año 2.009, cuando el PIB de España cayó casi un 4%.

Sin embargo, en la comparación con el mismo período del 2.010 la economía todavía crece un 0,3% debido al aporte que sigue haciendo a las cuentas nacionales el sector exterior.

Si se incluyen los cuatro trimestres del 2.011, la economía española creció un 0,7% con respecto al ejercicio del año anterior.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies