La Gran Depresión fue muy mala para Europa, pero la actual es todavía peor

El famoso economista estadounidense Paul Krugman, Nobel de Economía en el año 2.008, hizo algunas “disquisiciones” sobre el presente financiero mundial en general y europeo en particular.

Buena parte de la gente asegura que esta “Depresión menor” es verdaderamente muy mala, pero no es nada comparada a la que tuvo lugar hace casi un siglo atrás. Lo cierto es que nadie se atreve a hacer apuestas sobre la veracidad de estas afirmaciones y decidir sobre cuál de ambas produjo más problemas en el andamiaje financiero mundial por varios y tortuosos años.

Krugman se maneja en parte con el pensamiento clásico de los estadounidenses: “nosotros tuvimos una Gran Depresión muy mala pero esta vez nos fue mejor que a muchos otros países”. Lo que no se dice en Estados Unidos es que la génesis de esta actual crisis financiera global tuvo lugar en el sistema financiero y bancario de su país.

En el Instituto Nacional de Investigación Económica y Social (NIESR) de Estados Unidos se señala que la actual depresión por ejemplo en el Reino Unido es todavía más larga y profunda que la que asoló a buena parte del planeta en la década del 30 del siglo pasado. Y las consideraciones que se toman en cuenta para afirmar tal cosa son muchas y al parecer, al menos de los estadounidenses, de peso.

Ahora bien, la pregunta cae por acción de su propio peso: ¿Es Gran Bretaña la única nación en serios problemas?”. Y la respuesta es inmediata: por supuesto que NO. Aún más: son varios los países que, como en el caso de España, tienen un presente económico y social todavía más preocupante que el de los ingleses.

Si se graficara la actual situación de los principales países europeos de acuerdo a la actualidad de la evolución de sus PIB, se vería que naciones como las que ya debieron recibir ayuda de los organismos internacionales de crédito, más otros que, como en el caso de Italia y España no recibieron aún ayuda pero no están lejanas a esa realidad, se encuentran posicionadas en un lugar bastante peor que el del Reino Unido.

Otros países como Francia y Alemania, por ejemplo, están pasando esta crisis bastante mejor que en la década del 30.

La austeridad es un camino viable, pero no parece ser la solución al problema. Sus defensores deberían plantearse que, continuando con esta manera de combatir la crisis, van por un camino que todo indicaría que es muy malo…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies