España le pedirá a Bruselas que su déficit pueda superar el 5%

Desde el momento mismo en que asumió, el gobierno de España tiene un compromiso absoluto con el recorte presupuestario asumido. Pero lo cierto es que el nuevo presidente del gobierno Mariano Rajoy está muy preocupado y piensa que es un “suicidio” pasar de un déficit del 8% del PIB en el año 2.011 al 4,4% este año en curso. Esto traería consigo aparejado un tremendo tijeretazo de alrededor de 40.000 millones de euros, de acuerdo al calendario establecido y aprobado por la Comisión Europea.

Por ello es que el ejecutivo español ya diseñó una estrategia destinada a lograr que esta cifra se renegocie. Tanto el presidente del gobierno como el ministro de economía de España Luis de Guindos le van a pedir a Bruselas una “suavización” del compromiso asumido en un plazo que seguramente no va a exceder los 10 días. Y el objetivo que se persigue es que el déficit de este año pueda ubicarse unas décimas por encima del 4,4% establecido, para situarse a su vez unas décimas por encima del 5%.

De concretarse estos nuevos porcentajes, supondrían recortes algo inferiores, de alrededor de 30.000 millones de euros, aunque todavía muy elevados y costosos.

Recordemos que el primer ajuste de Rajoy ascendía a 15.000 millones entre bajas en los gastos y fuertes subidas de impuestos.

Quedaría entonces por delante un recorte de magnitud equivalente en un marco de gran agitación social por los efectos de la reforma laboral que se aprobó hace muy poco, esto sumado a una economía al parecer inevitablemente encaminada a otra profunda recesión.

La alternativa no parece ser más alentadora: todavía más ajuste, como consecuencia una mayor caída del PIB y una nueva subida del paro.

El calendario no ayuda y también apremia. La CE presentará por estas horas sus previsiones de crecimiento para España y éstas seguramente serán más pesimistas que las del pasado otoño, tal como lo adelantó el propio ministro de Economía a los medios periodísticos en Bruselas.

El panorama cambió y para peor. Ahora el Banco de España pronostica una recesión del 1,5% para el 2.012. El mercado laboral va en camino a los 5,5 millones de parados y la demanda interna está literalmente paralizada.

Mientras tanto, el Ejecutivo “analizará la situación para llevar adelante los pasos más convenientes para superar esta difícil coyuntura”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies