La CE asegura que “ya está trabajando con España” por el tema del déficit

Todas las explicaciones que se puedan barajar obedecen sólo a especulaciones. Pero lo cierto es que se ha producido al parecer un cambio de tono en el seno de la Comisión Europea (CE) en Bruselas, que hacia fines de la semana pasada admitió que estaba estudiando flexibilizar el camino hacia la reducción del déficit para España y algunos otros países de la región. Y esto se debe seguramente a que las consecuencias de una prolongada recesión serían mucho peor a las previstas, pero debe reconocerse que menos traumática que lo que algunos analistas económicos pretenden.

Olli Rehn ha dicho que se está trabajando con las autoridades españolas encargadas de la parte económica del gobierno de Mariano Rajoy. Lo que sí resulta indispensable para las autoridades de la CE es que quieren poner en “negro sobre blanco” las cifras definitivas del déficit de los españoles del año pasado.

El ejecutivo español ya adelantó que estas cifras van a estar en alrededor del 8% del PIB frente al objetivo del 6% que se había barajado en su momento. Y esto es debido básicamente a los incumplimientos de los objetivos por parte de las Comunidades Autónomas.

Pero Rehn ya dijo que pretende ver esos números “cuanto antes”, a pesar que el gobierno de España aseguró que los dará a conocer el próximo 23 de abril, y además quiere un informe pormenorizado de lo que él llama el “derrape fiscal” español en el curso del 2.011.

Además quiere conocer en profundidad lo que sería la segunda tanda de recortes de la administración de Mariano Rajoy, quien al llegar al Palacio de La Moncloa ya puso en práctica un primer tijeretazo de 15.000 millones de euros en fuertes subidas de impuestos, sobre todo IRPF y tributación sobre el ahorro, y otros recortes de gastos.

Una vez establecido el déficit definitivo del 2.011 y el nuevo presupuesto para este año, que se enviará al Parlamento a fines de marzo, La CE podría “abrir el grifo” y flexibilizar las metas de déficit para España de modo de no agravar todavía más la ya incipiente pero instalada recesión. Entonces el gobierno debería elaborar los presupuestos con los objetivos del 4,4% del PIB de déficit para este año y del 3% para el próximo.

Varias fuentes europeas ya admitieron que estos números se flexibilizarán algunas décimas al tiempo que Rajoy quiere dejarlo por encima del 5%.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies