Caja 3 e Ibercaja inician el proceso de fusión

Sin tener en cuenta a Caja Pollensa y Ontinyent, Caja 3 era la Caja más pequeña de España. Y entre otros datos era aragonesa. Estas dos poderosas razones influyeron y mucho para que acabase fusionada con Ibercaja, la otra entidad que tiene sede en Zaragoza.

La fusión entre Caja 3, un grupo integrado por Caja Inmaculada (CAI), Caja Badajoz y Caja Círculo de Burgos, e Ibercaja parece el punto de partida para una serie de fusiones a partir de las reformas financieras impulsadas por el ministro de Economía español Luis de Guindos. Es que la aparición en escena de nuevas provisiones para hacer frente a la todavía preocupante crisis del ladrillo hizo que varias entidades debieran obligatoriamente fusionarse para evitar cuantiosas pérdidas y su eventual desaparición.

Ibercaja y Caja 3 dijeron en un comunicado que se dio a conocer el pasado miércoles que la operación de fusión “da respuesta a las exigencias que supone el nuevo entorno económico, financiero y regulatorio”.

Ambas entidades darán origen a una nueva con 65.000 millones de euros de activos, con lo que se ubicará en el puesto número trece en el ránking del sector. Y además la entidad que preside Amado Franco es una de las favoritas, junto con el Banco Popular, para adquirir Unnim en una subasta pública, además de que en los medios cercanos a las Cajas se comenta el creciente acercamiento a Banca Cívica.

Los respectivos consejos informaron en un comunicado conjunto que se aprobó iniciar el proceso de integración. Ibercaja es en la actualidad una da las Cajas más solventes del sector, pero su pequeño tamaño, con 45.000 millones de euros en activos, le impedía seguir operando en forma solitaria.

Ya había participado en varios procesos anteriores como el de la CAM pero nunca arriesgó lo suficiente en sus ofrecimientos como para finalizar con éxito alguna operación de compra.

E incluso varias veces los directivos de Ibercaja negaron la conveniencia de esta fusión con la CAI, que domina Caja 3, por la gran superposición de oficinas y clientes existentes. Ahora tendrán en total casi 8.300 empleados y más de 1.600 oficinas.

Se trata de una estructura demasiado grande que va a precisar grandes recortes a corto y mediano plazo, sobre todo en la región de Aragón. Pero los directivos de ambas entidades aseguran que ése no será un obstáculo ya que porque ambas coinciden plenamente en su visión del negocio a futuro.

El tiempo dará su inexorable veredicto a futuro…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies