El PSOE apoya la reforma del Gobierno, pero no le da un cheque en blanco

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ha apoyado las reformas del sistema financiero de España que inició el nuevo Gobierno del PP.

Estas reformas, entre otras cosas, obligan a las entidades a declarar y asumir las pérdidas ocasionadas por la tristemente famosa “burbuja inmobiliaria”, además de promover las fusiones y la concentración bancaria. Estas medidas son a su juicio la continuidad del plan emprendido por el PSOE en el año 2.008.

Pero el secretario general de los socialistas Alfredo Pérez Rubalcaba dejó en claro que este apoyo no constituye un “cheque en blanco” a la gestión del PP. Si los objetivos de que el crédito fluya no se cumplen, su partido reclamará al Ejecutivo un tratamiento más agresivo de la situación, es decir revisar las condiciones en la que los Bancos españoles acceden a las subastas a un interés mínimo que lleva a cabo el Banco Central Europeo (BCE), aunque esto sería a mediano y largo plazo.

En el corto plazo, los socialistas piensan llevar al Parlamento una propuesta parecida a la que adoptó el gobierno italiano para que los Bancos de ese país reduzcan las comisiones que cobran a sus clientes, especialmente los pensionistas y los parados.

En recientes declaraciones Rubalcaba volvió a insistir en pedir a las autoridades de la Unión Europea una revisión de su política “obsesiva” de reducción del déficit y la seguridad de que ahora se deben centrar los esfuerzos en la inversión pública, lo que en principio supondría un gasto todavía mayor.

Para el dirigente, la crisis económica global mutó varias veces, y ahora conviven tres tipos: la financiera, la económica y la de la deuda soberana. Y además es para él evidente que está dejando de ser una crisis global para convertirse sin dudas en una crisis netamente europea, donde habita una población que siempre está “empeñada en asomarse a los precipicios”.

El ajuste fiscal fue necesario al principio pero ahora resulta a todas luces insuficiente. Se debe ir pensando en crear eurobonos y en la implementación del impuesto sobre las transacciones financieras, le guste o no al Reino Unido.

Y finalizó sus declaraciones asegurando que “Europa está avanzando a ritmo analógico para intentar resolver una crisis digital. Ahora que los europeos tienen el agua al cuello y se anuncia como segura una nueva recesión para este año, comienzan los planteamientos a regañadientes de las revisiones a los planes de estabilidad o de nuevos y urgentes planes de inversión”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies