Otras dos cooperativas inician el camino de la fusión

Las dos cooperativas de crédito del País Vasco, Caja Laboral e Ipar Kutxa, comenzaron por estas horas un proceso de conversaciones tendientes a lograr finalmente su integración. Esto fue anunciado por las autoridades de Caja Laboral en un comunicado oficial.

De concretarse, la fusión daría origen a la segunda entidad financiera del País Vasco después de Kutxabank, que es la entidad que fusiona actualmente a las tres Cajas vascas, y a la segunda cooperativa de crédito del conjunto de toda España.

El grupo resultante de la fusión reforzaría su posición de negocios especialmente en Bizkaia y Álava, y sumaría activos por alrededor de 25.500 millones de euros, con 451 oficinas y prácticamente 2.500 empleados.

Caja Laboral es actualmente la rama financiera de la Corporación Mondragón y cuenta con unos activos de 21.536 millones de euros, unas 364 sucursales, 1.200.000 clientes y 1.887 socios de trabajo.

Tiene una buena presencia en los mercados del País Vasco, Aragón, Rioja, Navarra, Castilla y León, Asturias, Cantabria y Madrid.
Por su parte, Ipar Kutxa es una entidad cooperativa de carácter fundamentalmente agrícola con casi 4.000 millones de euros en activos, 87 oficinas, 175.000 clientes y una dotación de casi 400 empleados.

Su actividad se concentra también en Bizkaia y Álava, aunque en la actualidad también tiene oficinas en Gipuzkoa.

Mediante la integración que se está concertando, ambas entidades pretenden darle fuerzas a un proyecto de entidad financiera de economía social, que se oriente a brindarle servicios financieros y de aseguramiento a aquellos mercados en los que opera, pero basado principalmente en un modelo alternativo al que resulta del actual proceso de bancarización del sistema financiero estatal. Lo que se pretende, según los directivos de las cooperativas en vías de fusionarse, es conseguir “otra forma de hacer banca”.

De concretarse la integración, ésta buscará anclar sus cimientos en cuatro pilares que se consideran fundamentales: los socios cooperativos, equiparando en derechos y obligaciones a los provenientes de ambas cooperativas, tanto desde lo económico como en lo social y representativo; los empleados, a los que se les facilitará su incorporación como socios al proyecto garantizando sus puestos de trabajo, los clientes y por último el compromiso de refuerzo del arraigo y compromiso social.

Debemos recordar que Ipar Kutxa ya tuvo un intento fallido de fusión con Bankoa, pero éste se frustró cuando Crédit Agricole, el accionista mayoritario de Bankoa decidiese echarse atrás en octubre del año pasado por la crisis económica que todavía perdura.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies