Ahora Olli Rehn muestra confianza en España

Desde hace ya varios meses la prima de riesgo de España estaba como adormecida, siempre por debajo de la de Italia. Durante todo este tiempo se ha visto beneficiada por la gran inyección de liquidez por parte del Banco Central Europeo (BCE). Además ayudó la llegada al poder de un Gobierno teóricamente fuerte que anunció grandes reformas y duros recortes, como les gusta a los organismos internacionales y a los mercados.

Pero nada es eterno y este panorama ha cambiado. Los mercados se muestran por estos días más preocupados por el crecimiento que por los recortes. Y los desacuerdos entre Bruselas y Madrid por las metas del déficit público para el 2.012 volvieron a poner la prima de riesgo española en el tapete. En los últimos días tuvo una fuerte escalada porque el BCE puso nuevamente a España bajo la lupa.

Los efectos de todos estos movimientos y polémicas son obvios para el posicionamiento español en la región europea. No le resultan para nada benéficos. Así es que el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios Olli Rehn cambió en las últimas horas su duro discurso para con España y mostró su “confianza” en que los españoles puedan cumplir con las metas fiscales comprometidas con la Comisión Europea.

En el transcurso de un informal encuentro con funcionarios y políticos europeos de distinta índole que se llevó a cabo en Finlandia, Rehn había manifestado el pasado sábado que España estaba sin dudas obligada a cumplir con sus obligaciones de recortes presupuestarios “si no quiere verse en problemas con los mercados”, tales sus textuales palabras.

Agregó el funcionario que la percepción por parte de los mercados de que los españoles habían relajado sus metas fiscales para el año en curso se hizo notar en la importante subida de la prima de riesgo del país, la que por primera vez en mucho tiempo había vuelto a superar a la italiana.

Pero ya el domingo su discurso fue menos rotundo y comprometedor, al afirmar que tenía “confianza en España” para que pudiera cumplir con sus objetivos.

El envío de una nueva misión del BCE a Madrid fue tomado por Rehn como “una práctica habitual” y así le quitó importancia a esta subida de la vigilancia.

Iñigo Méndez de Vigo, el secretario de Estado español para Europa, afirmó que el Ejecutivo ibérico está plenamente comprometido con los objetivos de déficit del 3% del PIB para este año, asegurando que “vamos a cumplir. Estamos en ese camino y somos un país serio”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies