Fusiones a la orden del día hasta que vuelva el crédito

Según el expresidente Rodríguez Zapatero el sistema financiero español empezó la crisis en el año 2.008 como todo un adalid de la solvencia y el buen funcionamiento.

Cuatro años después este mismo sistema es el mayor problema de la economía de España porque no da créditos a los españoles y no consigue financiación en los mercados internacionales.

Y eso que para los expertos la transformación del sistema financiero español es sólo comparable a la ocurrida en los estados Unidos. De las alrededor de 50 entidades originales que afrontaron la crisis en su momento, hoy quedan sólo 14. En ningún otro país de la Eurozona ocurrió algo similar.

Pero las Cajas de Ahorro españolas se ve ahora que eran especialmente vulnerables para afrontar una crisis de liquidez nunca antes vista. Al estallar la burbuja inmobiliaria, los inversores dudaron de las Cajas que tenían un gobierno corporativo y todo se vino abajo.

A mediados del 2.009 se creó el fondo de rescate por parte del gobierno español, el famoso FROB. Pero éste rápidamente resultó insuficiente para atajar semejante crisis. Y a todo esto se le sumaron los problemas de insolvencia de las Comunidades Autónomas. A partir de ese año comenzaron a crearse los grandes grupos actuales como CatalunyaCaixa, Novagalicia, Bankia, Caja España-Duero y otros. Todas ahora están nacionalizadas o representan un grave problema para el sistema.

Iñigo Vega, analista de Chevreaux, asegura que todos estos errores y horrores se llevaron adelante con el beneplácito de Bruselas y la no oposición del Banco de España.

La parte buena de todo este proceso es que se pudo echar a varios de los malos gestores, pero al mismo tiempo se crearon pequeños “monstruos” sin futuro alguno.

A principios del año pasado se quiso atajar la acusación internacional de que las Cajas españolas eran débiles por su falta de capital. Un real decreto estableció el llamado “capital principal” e incentivó la salida a Bolsa de las mismas. El crédito seguía desaparecido…

Entonces el gobierno puso en marcha la cuarta reforma legal, que buscó el saneamiento de los activos inmobiliarios, que era otra de las grandes dudas de los mercados.

Y ahora se da la paradoja de que se está favoreciendo la aparición de entidades sistémicas que cuando se inició la crisis fueron criticadas por su dificultad para ser rescatadas en caso de necesidad. Y vaya que hay necesidad por estos tiempos de rescatar a más de una de ellas.

Todas las reformas tendrán éxito si el crédito retorna, algo que es impensable al menos en este año 2.012.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies