La propia CAM admite que sus cuotas participativas no valen nada

Los casi 50.000 inversores que apostaron su dinero al invertir en cuotas participativas de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) han quedado literalmente atrapados.

La entidad comunicó el pasado jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que cerró el año 2.011con un patrimonio neto negativo, lo que técnicamente equivale a una quiebra y al mismo tiempo indica que sus cuotas participativas no tienen ningún valor.

A pesar de eso, el Banco Sabadell asegura que “mantendrá contactos individualizados” con algunos clientes de la Caja, de los que podría derivarse el hecho de proceder a algún tipo de compensación condicionada a las circunstancias.

En estos momentos la CAM está intervenida por el Banco de España y no presenta actividad financiera, ya que Banco CAM es propiedad del Sabadell.

Desde el momento de su adjudicación en pública subasta que todavía está pendiente de aprobación por las autoridades hay una clara separación entre Banco CAM y la Caja de Ahorros del Mediterráneo, la que mantiene su independencia pero sin injerencia alguna sobre el negocio bancario que había gestionado oportunamente.

Las tristemente famosas “cuotas participativas” son títulos similares a las acciones pero que no dan ningún tipo de derechos políticos. Sólo la CAM las emitió y las colocó en la Bolsa, pero las enormes pérdidas de la entidad les quitaron todo su valor. Ahora la Caja las dará de baja de manera que se extinguirán y terminarán perdiendo todo su valor.

Alrededor de 54.000 inversores eran titulares de esas cuotas de acuerdo a los últimos datos que dio a conocer la entidad, y que corresponden al tercer trimestre del año 2.010. Esas cuotas no pasaron a Banco CAM, sino que permanecieron en la CAM.

El valor de esas cuotas ha quedado reducido a cero euros, y en el folleto de emisión estaba previsto que a consecuencia de la compensación de pérdidas los cuotapartistas podían llegar a perder todos sus recursos.

Ahora, y a juicio de los administradores provisionales de la Caja, no está previsto que la entidad adopte los acuerdos relativos a la amortización, por lo cual la conclusión es que se da por perdido el dinero de los inversores.

Las cuotas participativas cotizan en Bolsa desde julio del 2.008, y su valor de mercado era de 6,99 euros por título al cierre del 2.009. A partir de allí comenzó una debacle sin pausa que termina ahora con la literal desaparición de las famosas cuotas sin reintegro económico alguno para sus tenedores.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies