Mariano Rajoy y sus arriesgadas maniobras

Hace unos meses, en plena campaña electoral, Mariano Rajoy aseguró entre otras cosas que no subiría los impuestos, que no abarataría el despido y que el Estado de bienestar de los españoles no iba a sufrir recortes más de los ya efectuados.

Hasta el momento, en las dos primeras afirmaciones no ha cumplido. Luego de las elecciones en Andalucía, de hecho la región más grande de España, es de esperar que cumpla con la tercera de sus “promesas”.

Al parecer el presidente del Gobierno español y su séquito no ve inconvenientes en cierta falta de sinceridad a la hora de hablar. De hecho hablar del formidable ajuste que se está llevando a cabo hubiese sido un grave problema porque se hubieran ahuyentado mucho votantes.

Y tampoco hubiera convenido hablar de la reforma del Estado de bienestar antes de las elecciones andaluzas. La estrategia al parecer valió la pena, porque el PP perdió alrededor del 40% de los votos en las elecciones generales, debido sobre todo a su pobre desempeño en el gobierno. Y ahora es de esperar que pierda el control de Andalucía.

Todo parece indicar que Rajoy se valió de la ausencia de una oposición seria para impulsar de una vez una gran batería de reformas, de las cuales la más importante fue la del mercado laboral.

Le facilitó a las empresas despedir a sus trabajadores, desmanteló el sistema de negociación colectiva y con esto logró que seguramente los salarios caigan para restablecer la competitividad española. Entre 2.008 y 2.009 los costes laborales habían subido un 38% frente a la media de 23% del resto de la Eurozona. Y en los últimos dos años cayeron un 4%. Con las últimas reformas laborales los salarios podrían recortarse un 5% adicional este año, de acuerdo a la creencia de catedráticos de Economía de las principales Universidades españolas.

España dejaría de estar tan desfasada respecto a sus vecinos de la región del euro.

En cuanto a la otra reforma de fondo, la del sistema bancario, los resultados todavía no están muy claros. Nadie sabe a ciencia cierta cuánto dinero del Estado hará falta para sanear las cuentas de las entidades financieras.

Se está intentando ayudar a las entidades más débiles con un también infradotado Fondo de Garantía de Depósitos.

La respuesta final a esta incógnita se podrá apreciar cuando se vea si los Bancos pueden pedir prestado en los mercados y si verdaderamente están dispuestos a colaborar con el retorno del crédito.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies