¿Ahora Novagalicia Banco se encamina a la subasta?

Casi en simultáneo al momento en el que el viernes pasado el consejo de Novagalicia Banco (NGB) se enteraba de que la entidad ya ingresó en una etapa de pérdidas de poco menos de 170 millones de euros, su principal oficina en Santiago fue casi literalmente “asaltada” por un grupo de sexagenarios envueltos en un verdadero ataque de furia. Esta entidad, que ya sufrió el deplorable hecho de las prejubilaciones millonarias de sus directivos, ahora suma a su gravísimo problema con el ladrillo el de los miles de clientes que confiaron en las denominadas “participaciones preferentes” y ahora se ven atrapados en un corralito como el que supo asolar a alguna nación latinoamericana hace unos años.

Al principio los números quisieron ser escondidos al menos una semana, pero finalmente se envió la nota a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) cerca de la una de la mañana del sábado.

Es que las cuentas no sólo daban esas cifras de pérdidas, que NGB le atribuye a que el año anterior debió utilizar cerca de 2.000 millones para sanear en parte los destrozos causados por los créditos inmobiliarios.

También se reconocieron pérdidas de depósitos por una cifra equivalente.

Al declararse en pérdidas, NGB ni siquiera va a pagar los intereses de esas preferentes que los ahorristas tratan de recuperar a toda costa. Y las noticias del sábado son un revés hasta para quienes aceptaron firmar créditos con la entidad por el mismo importe de las cantidades depositadas.

Lo cierto es que los resultados de Novagalicia Banco empeoran un panorama que ya amenaza con transformarse en un problema de orden público y que José María Castellano y su equipo situó en el centro de las prioridades, habida cuenta del gran daño de imagen que la situación provoca.

El ejecutivo de La Coruña trata de eludir las declaraciones todo lo posible pero no ha tenido más remedio que anunciar para las próximas horas una comparecencia pública a fin de dar cuentas de los pésimos resultados del último ejercicio.

En la nota que se envió a la CNMV, Castellano explica el plan con el que pretende salvar al menos algo del naufragio total. La primera y hasta ahora resistida opción sería la subasta en su totalidad.

La segunda, por la cual se preservaría cierta independencia, sería una subasta más restringida mientras que el Estado a través del FROB continuaría poseyendo la mayoría del paquete accionario.

Pero cualquiera sea el camino a seguir, ya NGB entró al parecer en una pendiente que será muy difícil de remontar y revertir.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies