El cine español quedó maltrecho por el recorte de presupuestos

En esta crisis económica que primero fue global y después de casi cuatro años se sigue ensañando con muchos países, entre ellos España, la industria cinematográfica resultó particularmente perjudicada por el recorte en los presupuestos anunciado por el gobierno de Mariano Rajoy.

El Fondo de Protección a la Cinematografía de donde salen las ayudas a todas las producciones españolas cayó en el Presupuesto General del estado para este año 2.012 un 35%, pasando de 76 a 49 millones de euros.

El Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales (ICAA) también pierde un importante 35,4%, desde los 106 millones anteriores a los actuales 69 millones de euros. Hay otras unidades de administración de la cultura española que han salido mejor paradas con los recortes, como por ejemplo el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música, cuyo presupuesto anual pasó de 166 a 137 millones, con una caída de “apenas” el 17%.

Para el cine de España ya las alarmas se habían encendido hace un tiempo, cuando el secretario de estado de Cultura José María Lassalle aseguró que “el cine español debe saber que tiene por delante un presente y un futuro inmediato complicado”.

Y ese presente no tardó en hacerse realidad con el “monumental” tijeretazo cultural que muestran las cifras de los Presupuestos Generales del Estado, que fueron adelantadas ligeramente el viernes pasado y que el martes presentó en forma detallada en el Congreso de los Diputados el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro.

Lo cierto es que para la cinematografía española el “hachazo” es bastante mayor al 21% adjudicado al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en conjunto.

Debemos recordar que el sector del cine no ha tenido en el pasado una especial sintonía con el PP, a diferencia de la gran influencia en la política de los sucesivos gabinetes de Cultura del gobierno de Zapatero. Y este hecho no menor ya les auguraba a los cineastas que no debían esperar buenas noticias con los tan temidos recortes presupuestarios

Por el momento, el número de rodajes cayó dramáticamente. Casi nadie se atreve hoy por hoy a iniciar un nuevo filme con las perspectivas a futuro.

En el primer cuatrimestre del año se han anunciado hasta ahora un total de 25 rodajes, frente a los 74 del mismo período del año pasado.

Y la mayoría no se trata de largometrajes, sino cortos y documentales.

El panorama tiende a ennegrecerse cada vez más y no debe esperarse en el corto plazo un cambio radical en la situación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies