En la construcción ya hay más desempleados que personas con salarios

La crisis económica que como una tormenta mitológica viene ya azotando a España desde hace más de cuatro años está provocando situaciones que son realmente inusuales, graves y difíciles de comprender por su envergadura. Y lamentablemente el sector de los ladrillos parece haberse especializado en generar situaciones de este tipo.

Ahora CC OO, uno de los dos sindicatos más importantes del país, advirtió en esta semana santa que el número de parados en el sector de la construcción ha sobrepasado por primera vez al de asalariados en este rubro. Y en todos los ámbitos que tienen algo que ver con esta actividad, quizás en los últimos tiempos pre crisis la más importante del espectro laboral español por aquello del llamado “boom inmobiliario” esto ha sido considerado como la “gota que colmó el vaso”.

El secretario general de FECOMA-CCOO, Fernando Serrano, declaró lacónica y angustiosamente que estos datos que se dieron a conocer en las últimas horas certifican indubitablemente la lenta muerte del sector. Y todo esto ocurre según él frente mismo a la indiferencia de las autoridades del actual Gobierno, quienes al parecer están lejos de comprender el carácter estratégico de esta actividad para la reactivación de la maltrecha economía del país.

En lugar de la comprensión reclamada por el dirigente, lo que ha obtenido el sector ha sido la elaboración de unos presupuestos que incluyen en sus cifras brutales recortes en gastos de infraestructuras, lo que se traduce en una merma todavía mayor de la actividad de la construcción.

De acuerdo a datos de la Seguridad Social que citaron los representantes de CC OO en un comunicado, el número de afiliados en el sector de la construcción era al cierre de marzo de 801.291 personas, frente a los 810.375 parados que tiene registrado oficialmente el sector.

Serrano asegura textualmente en dicho comunicado que el sindicato va a “impulsar todas las actuaciones a nuestro alcance para que esta situación se corrija, porque hoy la construcción ya no es un motor económico en el país y, con las perspectivas que se atisban, en el plazo de uno o dos años podemos desaparecer”.

El paro general que se registró en las oficinas públicas de empleo subió en marzo por octavo mes consecutivo y se ubicó de acuerdo al antiguo Inem en 4.750.867 personas, un 9,63% más que hace exactamente un año, lo que constituye un verdadero dolor de cabeza para un país que hace ya muchos meses que se ha transformado en el “farolillo rojo” de toda la Eurozona en lo que se refiere al tema del empleo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies