Algo histórico ha ocurrido este jueves cuando el Banco Central Europeo (BCE) ha decidido bajar los tipos de interés en un cuarto de punto, hasta el 0,75%, el nivel mínimo hasta ahora, para impulsar el crecimiento económico de la zona del euro.

Incluso algunos analistas contemplaban la posibilidad de que el BCE decidiera reducir menos la tasa de interés por la que remunera el dinero ya que si se sitúa al 0%, es decir que los bancos no reciben nada por depositar su dinero en el BCE, se pueden producir efectos negativos en el mercado monetario.

La causa es sencilla, ante la debilidad del crecimiento económico, el consejo de gobierno del BCE ha decido seguir los pasos de otras entidades monetarias que desde hace tiempo redujeron sus tipos de interés rectores hasta un nivel cercano al cero por ciento.

Vale recordar que en Estados Unidos los tipos de interés se sitúan entre el cero y el 0,25%, en Japón en el 0,1% y en el Reino Unido en el 0,5%.

Si repasamos un poco la historia veremos que el BCE comenzó a bajar los tipos de interés en octubre de 2008 tras la quiebra de Lehman Brothers y continuó con los recortes paulatinamente hasta dejarlos en el 1% en mayo de 2009. Se subió la tasa de interés  en abril y julio de 2011 en un cuarto de punto porcentual, pero en noviembre y diciembre se había vuelto a 1.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies