El pasado miércoles, los bancos de la zona euro depositaron en el Banco Central Europeo (BCE) un total de 324.931 millones de euros, una cantidad un 59,8% inferior a la del día anterior y la más baja de desde que la entidad presidida por Mario Draghi celebrara el pasado 21 de diciembre la primera de sus subastas de liquidez a tres años, lo que coincide con la entrada en vigor de la decisión de dejar de remunerar el dinero guardado por la banca europea en la entidad emisora.

Desde ese entonces, en que el BCE inyectó 489.190 millones de euros, los depósitos de las entidades europeas en la “hucha” del BCE marcaron máximos constantes, que se incrementaron aún más tras la segunda y última de estas operaciones a tres años, celebrada el 29 de febrero, en la que se inyectaron 529.531 millones adicionales.

Así, la cifra depositada por los bancos de la zona euro en el BCE registró el pasado 5 de marzo un máximo histórico de 827.534 millones de euros, manteniéndose posteriormente en niveles no muy alejados como confirmación de la incertidumbre financiera en Europa y la desconfianza de las entidades para prestarse entre ellas.

El jueves, el Consejo de Gobierno del BCE decidió rebajar en un cuarto de punto el interés ofrecido por su facilidad de depósito, dejándo así de remunerar el dinero “aparcado” diariamente por los bancos de la eurozona con el fin de incentivar la circulación del crédito en el interbancario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies