El hecho de prestarle dinero a un amigo puede ser un arma de doble filo. Si bien nuestra primera sensación suele ser acudir en rescate de esa persona que apreciamos muchas veces tenemos la duda de si no estamos poniendo en riesgo la amistad.

La realidad muchas veces indica que prestar dinero es simplemente poner un parche temporal. Incluso en el caso de la amistad, si prestamos dinero y luego la otra persona hace una compra superflua antes de pagarnos siempre le miraremos con dinero.

Igual recomendamos algunos consejos si es que decidimos prestar el dinero:

Hablar con nuestra pareja. De esta forma la decisión será de dos y nos ahorraremos un dolor de cabeza.

Nunca esperes que te devuelvan el préstamo, de esta forma prestarás únicamente lo que estás dispuesto a perder. Incluso intenta quitar presión al préstamo de dinero y trata de que parezca como un regalo.

Evita los contratos. La relación de amistad debe seguir intacta por ende evita la violencia de tener que reclamar al amigo por el dinero.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies