Bien sabido es que contar con una buena base de datos de potenciales clientes es una forma interesante de iniciarse en el mundo de los negocios online.

Un búlgaro, llamado Bogomil Shopov, compró una por 5 dólares una base de datos que contenía 1 millón de usuarios de Facebook y acto seguido publicó la noticia en su blog.
Añ día siguiente recibió un correo de Facebook deseando hablar con él por un tema personal. En el mismo se le pedía que no difundiera la información que había descubierto. Que no lo compartiera con nadie e, incluso, que lo borrara.

El bloguero, un conocido activista por los derechos digitales de los internautas, reenvió el archivo (comprobando previamente que se trataban de datos de usuarios activos) pero decidió contar aquella conversación en su blog.

La cita textual dice “He recibido un mensaje extraño acerca de que Facebook quería hablar conmigo” y días después dijo que el contacto telefónico, el cual la propia Facebook advirtió que grabaría, “era bastante impertivo”.

Las repercusiones no se han hecho esperar y muchos se pregunta si existe o no un mercado negro de venta de perfiles de Facebook.

La propia compañía ha iniciado una investigación interna para tratar de averiguar como se filtró la información y lo que es seguro es que habrá más novedades sobre este caso …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies