La historia de la joven que tras encontrar una cartera y realizar una compra de 200 euros con una tarjeta que no era de su propiedad, fue condenada a prisión recorre la web.

“Vi que la cartera tenía una tarjeta de crédito y un D.N.I. y no lo pensé. Me fui al supermercado a comprar comida y pañales para mis dos hijas pequeñas, que entonces tenían cuatro años y año y medio. Yo entonces no tenía trabajo, ni dinero. No pensé en las consecuencias”.
El hecho sucedió en Valencia, el 24 de mayo de 2007 cuando Emilia Soria, por entonces de 22 años, creyó encontrar una oportunidad.

La mujer, intentó repetir la operación y allí fue pillada. Fue condenada a una pena de un año y diez meses de prisión y multa de diez meses, con cuota diaria de tres euros, por un delito continuado de falsificación en documento mercantil y otros seis meses de prisión por delito continuado de estafa, que sustituyó por seis meses de trabajos en beneficio de la comunidad y 900 euros de multa.
De allí en más, la mujer cumplió su deuda con la sociedad barriendo la calle y pagando la multa.
Hoy seis años después, tiene que cumplir su sentencia. La joven, ahora casada y con otra hija a cargo, lleva una vida normal.

“La sentencia no salió hasta hace unos meses y la han recurrido porque yo he estado haciendo los trabajos sociales y estoy pagando la multa fraccionada y nunca más he cometido ningún delito porque sé que me equivoqué e hice muy mal” dijo Emilia quien agregó que “Yo ahora llevo una vida sencilla, he podido enmendar lo que hice y no puedo dejar a mis hijas después de tanto tiempo porque me necesitan», cuenta. Por eso ha pedido ayuda a una abogada para solicitar un indulto y evitar la cárcel.”

Emilia fue notificada de que en 15 días debe proceder al ingreso voluntario en un centro penitenciario. «Hemos pedido la suspensión hasta que se resuelva el indulto. La pena contempla una parte de reinserción y la dilación del procedimiento, casi seis años, es imputable al juzgado. Emilia ha conseguido rehacer su vida y quiere continuarla con sus hijas» dijo su abogado.

Un caso por demás interesante que tiene muchas aristas. Obviamente su actitud es condenable … pero ¿es muy dura la pena?, si fuese alguien conocido ¿hubiese pasado lo mismo? ¿Qué opinan ustedes?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies