El 2012 fue un año en que los trabajadores tuvieron que poner mucha más energía. Esto se desprende de un informe de Randstad que indica que siete de cada diez trabajadores españoles tuvieron mayor carga horaria.

Las empresas han tenido que ajustar sus plantillas, por lo que la carga horaria ha aumentado, bien por la dificultad de absorber puntas de trabajo con estructuras ya muy ajustadas o bien por estructuras inadecuadas incluso para una demanda menor.

El fenómeno se extiende a otras partes de Europa donde, salvo excepciones como Suiza o Dinamarca, los demás países han visto como sus empleados estuvieron sobrecargados. Aunque claro está que esa mayor cantidad de horario se tradujo en horas extras para el trabajador que cobro un mejor salario.

El consuelo puede estar en que países como China, Singapur, Malasia y el propio Estados Unidos presentaron porcentajes de sobrecarga similares.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR