Son famosos y quieren devolver parte de lo que el deporte le dio. Tal es el caso de Andrés Iniesta, que tratando de salvar al Albacete ha comprado 7.000 acciones en 420.000 euros. Si bien aún se está lejos del objetivo que es de 3.7 millones de euros, al menos el jugador, sabeedor de que no es una inversión rentable, igualmente ha decidido ayudar a la entidad.

Meses atrás, el Oviedo logró salvar su futuro con un plan similar en el que colaboraron entr otros Mata, Michu, Fernando Alonso, Cazorla, y hasta que el hombre más rico del mundo, el mexicano Carlos Slim quien puso dos millones de euros convirtiéndose en el máximo accionista.

En el baloncesto es conocido el caso de Michael Jordan que en el 2010 compró a los Bobcats en 275 millones de dólares.
Su colega Magic Johnson prefirió invertir béisbol y se quedó con Los Angeles Dodgers. Otras grandes figuras como el jugador de fútbol americano Peyton Manning, el de hockey Wayne Gretzky o el basquetbolista Penny Hardaway también han seguido esta línea.

En Europa, Zinedine Zidane es accionista de un equipo de la cuarta división del fútbol francés. Invirtiendo 240.000 euros, es uno de los principales inversores del Rodez Aveyron.

Caso curioso es el de Kimi Raikkonen quien prefirió recibir acciones de Lotus Renault antes que un mejor sueldo en la escudería.

Y hasta Lebron James es accionista minoritario del Liverpool

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR