Cada vez son más las empresas que utilizan redes sociales para reclutar o rechazar gente.
Es por eso que debemos algunas cosas claras:

1) Tomarnos un buen tiempo para armar nuestro curriculum en LinkedIn, Xing o Viadeo, sostiene este experto.

2) No perder de vista la huella digital, el rastro que todos dejamos en la Red. ¿Qué pasa cuándo una empresa mete tu nombre en Google?
De esta forma evitemos fotos en Facebook que puedan ser inapropiadas al igual que otro tipo de comentarios en twitter que puedan definir nuestra personalidad como conflictivas.

3) Tener entre nuestros contactos únicamente a personas que realmente conocemos

4) Interactuar con aquellos que pueden ser nuestros jefes pero no contactarlos de inmediato. Si nuestros aportes en un grupo son valiosos ellos mismos nos contactarán o nuestra solicitud será aceptada más fácilmente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR