Los préstamos hipotecarios y los grupos de ahorro, son dos de las principales opciones a la hora de comprar una vivienda.

Una de las principales diferencias radica en el monto de financiación. La gran mayoría de las veces los préstamos hipotecarios únicamente financian un porcentaje de la vivienda. Ese porcentaje puede variar (dependiendo del empleo y las garantías del interesado) y va desde un 50% hasta un 80% como máximo.
Mientras tanto los grupos de ahorro pueden llegar a financiar la totalidad del valor del inmueble.

A la hora de pagar también encontramos algunas diferencias. Las cuotas de los préstamos hipotecarios son fijas (pueden variar de acuerdo al valor del dólar o la UI si se ha elegido esa forma de pago), mientras que las cuotas de los grupos de ahorro son más personalizables.

En cuanto a la forma de obtener el dinero los préstamos hipotecarios son más predecibles. Se realiza la solicitud, la entidad financiera la estudia y en caso de que se apruebe se puede obtener el dinero.

Mientras tanto cuando ingresa a un grupo de ahorro lo hace en compañía de otras personas. Por lo general hablamos de grupos de 200 o 400 personas. Mes a mes se realiza un aporte mensual y cada determinado tiempo se participa de un sorteo para obtener el capital. A mayor tiempo que pasemos en el grupo más posibilidades de salir favorecidos en el sorteo tendremos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR