La intención del ministro De Guindos es que el crédito vuelva a las PYMES, por lo que será necesario entonces redefinir su concepto.
Es por eso que “Se ampliará la definición de PYME para así favorecer la concesión de crédito porque consume menos capital para las entidades bancarias” indicó el ministro.

Hasta el momento, una PYME no podía tener más de 50 trabajadores ni facturar más de 5.700.000 euros. Sin embargo, la idea es, a iniciativa del Banco de España, que sean consideradas como PYMES empresas con hasta 250 trabajadores y con una facturación de 50 millones de euros.

Las PYMES españolas pagan un interés muy alto por el dinero, un punto y medio por encima de la media europea.
Se busca dotar de liquidéz a las empresas, aliviando a las mismas y reactivando la contratación de empleados en los diferentes sectores.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR