Jens Weidmann, presidente del Bundesbank y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), criticó los riesgos de llevar al límite la interpretación de las nuevas reglas de disciplina fiscal y el impacto negativo de ser demasiado benevolente con países como España, Francia o Eslovenia, que han incumplido los objetivos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.
Al decir del banquero alemán “Se otorgaron periodos más largos de ajuste a países como España, Francia y Eslovenia respecto a lo contemplado en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, cuando tal diferencia sólo debería hacerse en circunstancias excepcionales, ya que las exigencias estructurales de consolidación se ven debilitadas cuando se aplazan”.

Weidmann hizo énfasis en que no basta con crear nuevas reglas sino que hay que aplicarlas, algo en lo que la Comisión Europea tiene una responsabilidad capital, ya que es a quien corresponde su interpretación.
“No pienso que sea apropiado empezar estirando al máximo la flexibilidad de las nuevas reglas”, señaló el presidente del Bundesbank, quien recordó a los gobiernos que el Consejo del BCE “no puede resolver la crisis, sólo ganar algo de tiempo” sentenció.

Las declaraciones están relacionadas con el hecho de que en mayo la Comisión Europea concedió a España una prórroga de dos años para cumplir el objetivo de reducir el déficit por debajo del umbral del 3% que marca el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, tras considerar que el Gobierno Español había cumplido los ajustes estructurales exigidos en 2012 y que la situación económica había empeorado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR