El estudio anual de Transatlantic Trends llevado a cabo por el German Marshall Fund de Estados Unidos en colaboración con la Fundación BBVA y otras fundaciones europeas arrojó la sorpresa de que el 30% de los españoles apuesta por abandonar la zona euro y volver a usar la peseta como moneda nacional, frente a un 32% que mantendría la moneda única a pesar de considerarla también negativa para la economía.

Es en España el lugar donde la vuelta a la moneda nacional se da con mayor auge. Aunque justo es decir que en otros países se manejan cifras similares como por ejemplo en Francia y Portugal, en los que un 27% abandonarían el euro, o Alemania, Italia y Países Bajos, en los que un 25%, 24% y 22% demandan la vuelta de la moneda local, respectivamente.

Los datos van de la mano con el aumento en la valoración negativa del uso del euro en la economía, que en el caso de España ha pasado del 54% en 2011 al 63% de este año, por encima de la media europea que este año alcanza el 60% de valoración negativa entre los encuestados.

Eso si, hay lugares en los que la moneda tiene muchos detractores. El euro recibe una valoración muy negativa en Reino Unido, con un 86%, Suecia, con un 81%, Portugal, con un 65%, y Polonia y Francia, ambas con un 64%.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies