Las viejas cajas de ahorro, hoy fundaciones bancarias, lograron ganar 2.865 millones hasta junio frente a las pérdidas de 8.241 millones del mismo mes de 2012.

A priori esto debería ser una gran noticia, sin embargo, hay trampa. Se gana más porque se ha provisionado menos (8.500 millones); por lo ganado con la recompra de preferentes con descuento a los clientes (2.900 millones más este año, sobre todo por las nacionalizadas), y por la venta de participaciones industriales (que suponen 4.700 millones más).

Cuando vamos a la rentabilidad del negocio vemos que el margen financiero de las antiguas cajas cae en 1.000 millones (un 15,4% de caída) y las comisiones descienden en 235 millones (9,4%).

Más allá de ello si analizamos grupo por grupo, veremos que los mayores beneficios estuvieron por el lado de BFA-Bankia (1.627 millones) y La Caixa (639 millones).
Lo cierto es que aún falta bastante para que las nuevas fundaciones, que han recortado personal en muchos casos, vuelvan a sonreir como lo hacían antes de la crisis.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR