euros

Un panel de analistas consultados por el BCE rebajaron claramente las expectativas de inflación para los próximos dos años.
Esto se debe sobretodo a la fortaleza del euro en combinación con el menor precio de las materias primas y la debilidad de la economía y de los mercados laborales.

De esta forma en el boletín del BCE se estima una tasa de inflación del 1,1% en 2014 y del 1,4% en 2015, lo que supone respectivamente cuatro y dos décimas menos que su anterior estimación del pasado mes de noviembre.

El informe indica textualmente que “Los encuestados indicaron que las revisiones a la baja se debieron, al menos en parte, a las sorpresas en los últimos datos. Más generalmente, los analistas citaron los menores precios de las materias primas, la apreciación del euro y la debilidad de la situación económica y de los mercados laborales”.

Más allá de ello los expertos si creen que la inflación crecerá en 2016. Será en un 1,7% y la inflación registrará un alza gradual hasta 2019, para cuando calculan que podría llegar al 1,9%.

En lo que refiere al mercado laboral en la eurozona, se espera que la taza de paro se ubique este años en el 12,1%.
Respecto al PIB de la eurozona se estima que crecerá el 1,1% este año y del 1,5% en 2015.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR