tarjetas

Se sabía que en algún momento de este 2014 iba a existir un recorte a las comisiones bancarias por el uso de tarjetas en el pago de transacciones.

Pues bien, tras conseguir de una vez la aprobación de la Comisión Europea, el Consejo de Ministros ha aprobado hoy limitar las comisiones al 0,3% en el caso de las tarjetas de crédito y el 0,2% en las de débito.

Esta historia comienza en el mes de septiembre pasado cuando Bruselas había propuesto poner un tope a las comisiones, que consideraba abusivas, y que si bien no se cobraban directamente al consumidor, sí eran los afectados finales por el incremento en los precios de los productos. En España estas retenciones son de un 0,74% pero en Alemania llegan al 1,8%, mientras que en otros países directamente no existen. La situación era por demás injusta y sin sentido por lo que era necesario corregirla a la brevedad.

Una vez entre en vigor el nuevo régimen, los comercios tendrán prohibido aplicar recargos por aceptar tarjetas de crédito y de débito. Estos recargos, según destacó Bruselas cuando lanzó la propuesta, son ahora muy comunes para la compra de billetes de avión.
Esto hará que los costes para los minoristas se reducirán sustancialmente y estos recargos ya no estarán justificados. Se estima que a partir de esta medida, los consumidores ahorrarán 730 millones de euros al año. No existe un estimación cierta de si la medida incentivará el uso de las tarjetas aunque

La única excepción serán en el caso de las tarjetas que no estén sujetas a este tope (como las dirigidas a empresas o las American Express o Diners), donde los comercios seguirán pudiendo aplicar recargos o rechazar aceptarlas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR