euro

El comienzo del año no ha sido bueno para el euro. La moneda comunitaria está sufriendo un fuerte desplome en las negociaciones asiáticas y se hunde en Tokio hasta los 1,1864 dólares en medio de fuertes especulaciones sobre un programa de flexibilización cuantitativa (QE o compra de bonos soberanos) por parte del BCE tan pronto como este 22 de enero.

Las declaraciones de Draghi el pasado viernes respecto a que no se puede excluir el riesgo de deflación pasaron factura al euro y repercutieron en Asia. Los analistas del ANZ Bank indicaron que los detalles del programa de compra de bonos soberanos podrían llegar el 22 de enero, tres días antes de las elecciones griegas.

Es que la situación de Grecia es de las grandes responsables de este problema. El hecho de que Alemania considera una salida de Grecia de la zona euro como algo manejable ha encedido la alarmas respecto a lo que pueda pasar con las economías de Portugal o Irlanda.

A ello hay que sumarle el que dólar se está volviendo cada vez más fuerte. La moneda norteamericana se vuelve sólida debido a la recuperación de la economía estadounidense. En 2014, el euro ha perdido un 12% contra el dólar, su peor comportamiento desde 2005. Y parece que 2015 ha comenzado por el mismo camino.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR