smart

Está claro que la competencia entre las compañías de telefonía móvil es cada vez más feroz, esto hace que cada vez existan más ofertas y que muchos se planteen cambiar de compañía.
A la hora de pensar en un cambio bien vale tomar algunas consideraciones:

1) Elegir la tarifa que más se ajuste al consumo real. En este caso hay que tener en claro lo que precisamos y lo que consumimos. De nada nos sirve una plan del que apenas gastemos un 30 o un 40%. Puedes monitorizar tu consumo de datos instalando una app gratuita en tu móvil como MyDataManager o 3G Watchdog, que te permitirán saber si pagas por más tráfico de datos de lo que consumes (algo que suele pasar si te conectas a las redes wifi decasa o del trabajo).

2) No siempre cambiarse compañía es la mejor idea. Quizás dentro de la misma compañía exista una oferta que se adapte a nuestras necesidades.

3) Tener cuidado con la permanencia en la tarifa. El cambio de tarifa debes solicitarlo de manera proactiva.

4) Cuidar de no sufrir ninguna penalización por no cumplir con el período de permanencia.

5) Fomenta el consumo inteligente
Siempre puedes controlar y rebajar tu factura de telefonía móvil llevando a cabo un consumo inteligente. En este caso tenemos que tener en cuenta las ofertas. Por ejemplo si es más barato llamar durante la noche o los fines de semana debemos tratar de realizar tus comunicaciones durante ese horario.

6) Conoce bien tu tarifa
Esto se aplica bastante cuando viajamos al extranjero. A veces vale más la pena comprar una tarjeta de SIM local que andar utilizando roming.

7) Comprar un móvil libre es más barato

Comprar un smartphone financiado por una operadora puede llevarnos a pagar un 30% más de lo que nos costaría si lo compramos libre.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR