euros

Grecia ha votado no en el referéndum que el primer ministro heleno Tsipras convocó de manera apresurada la semana pasada. Vale recordar que en el mismo estaba en juego el futuro del país tanto dentro de la UE como del euro pese a que su Gobierno ha insistido siempre en en que lo único que se buscaba dejar claro era su capacidad para negociar un mejor acuerdo.

El resultado no hace más que reforzar la figura política del primer ministro a nivel interno. Pese a ello, las instituciones acreedoras han advertido siempre que esta victoria no le servirá a Tsipras para negociar con más fortaleza. Todo lo contrario. Basta decir que el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, dijo el sábado que de salir el no la pregunta no será si hay base para otro acuerdo, sino si hay base para que Grecia siga en el euro.
Juncker había dicho también en su momento de que el resultado que se produjo sería un mensaje como que los griegos quieren alejarse de Europa.
Vale recordar también que las propias relaciones personales de Tispras con otros dirigentes europeos ya están bastante tirantes.

Respecto a los mercados, Grecia a partir de este lunces se encontrará en una situación económica bastante más complicada pues no contará con ayuda europea, no podrá acceder a mercados internacionales de capitales y ya tiene el corralito instalada. Además, está en situación de mora ante el FMI y precisa más de 6.800 millones para distintos vencimientos en el mes de julio. El más importante es el del día 20 y que suma 3.620 millones que debe pagar al BCE. Apartada de Europa, Grecia no podrá hacer frente a estos pagos y el BCE deberá cortarle todo tipo de financiación …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR