China está creciendo a un ritmo inusitado

Si algo faltaba para confirmar a China como segunda potencia mundial, los datos del crecimiento de su PIB en el 2.010 no hacen sino confirmarlo.

De acuerdo a lo informado por la Oficina Nacional de Estadísticas del país asiático, el PIB durante el año pasado subió un 10,3%, con lo que mejora todavía más la increíble subida del 9,2% del año 2.009.

También se informó que durante el 2.010 el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se ubicó en el 3,3%.

Nuevamente el motor del crecimiento de la economía del gigante asiático fueron las exportaciones, que sufrieron un fuerte incremento sobre todo en la segunda mitad del año que recién finaliza.

Las exportaciones chinas en el 2.010 subieron un 31,3%, alcanzando cifras de 1,58 billones de dólares. Todo esto sucede en medio de las fuertes controversias que se suscitaron por las acusaciones a Pekín, entre otros países de los Estados Unidos, de mantener artificialmente bajo el valor de su moneda, el yuan, para favorecer la competitividad del país.

En lo que respecta a las importaciones, éstas también sufrieron un incremento del 38,7% para situarse en los 1,39 billones de la moneda estadounidense.

Todos los índices, el de precios y el de crecimiento, se situaron por encima de las previsiones que en su momento había hecho el gobierno. En el caso de la inflación, que se esperaba que cerrase el año en alrededor del 3%, no es un dato demasiado positivo.

Todos estos parámetros no hacen sino seguir recalentando la economía china, por lo que se refuerza la idea de una subida de los tipos de interés a corto o mediano plazo.

Gracias a esta medida, el IPC, que en China se mide mensualmente, moderó su repunte desde noviembre cuando marcó el máximo de 5,1% en tasa interanual, al 4,6% actual.

En términos nominales, el PIB chino alcanzó valores de 6,05 billones de dólares el año pasado, con lo que pone distancia con la que hasta ahora era la segunda potencia mundial, Japón.

Los japoneses publicarán sus datos de 2.010 en febrero, pero ya reconocieron que los chinos se les han adelantado, ya que las previsiones japonesas no superan los 5,5 billones de dólares.

De cara al futuro, las autoridades chinas temen un repunte de la inflación durante el Festival de Primavera o las Fiestas del Año Nuevo Chino, que se llevarán a cabo en las próximas semanas y en las que se incrementará la demanda de alimentos con la consiguiente subida de precios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies