Ecuador quiere finiquitar contratos con las petroleras que no cumplan lo pactado

El presidente de Ecuador Rafael Correa afirmó que la reforma a la Ley de hidrocarburos está lista para ser enviada a la Asamblea Nacional Legislativa para su tratamiento y aprobación.

Esta reforma a quizás una de las leyes más importantes que hoy por hoy rigen los destinos económicos de la nación latinoamericana la permitirá a Correa que el Ejecutivo dé por finalizados aquellos contratos con las empresas petroleras que no cambien su modalidad de trabajo en el Ecuador, de acuerdo a las nuevas reglas de juego que surgieron tras la crisis económica global.

Correa da a conocer semanalmente un informe con las tareas que desarrolló en ese período. Y en el último informe semanal recalcó que “la nueva Ley de hidrocarburos ya está lista. Va para el Congreso en estos días”.

El presidente ecuatoriano aseguró que la reforma le permitirá al ejecutivo que si, hasta diciembre de este año no está terminada la renegociación de los contratos petroleros, se procederá a la devolución de lo que estas empresas hayan invertido “y que les vaya bonito porque no pensamos seguir esperándolos”.

Para Correa es imprescindible un nuevo instrumento legal por el cual se pueda si las empresas no quieren pasar a los contratos de servicios , rescindir los primitivos contratos que se firmaron en su oportunidad y que a juicio de las autoridades ecuatorianas no fueron cumplidos por las grandes compañías internacionales.

“Aquí en Ecuador va a mandar el Gobierno Nacional, que no hará otra cosa que cumplir con el mandato y los deseos del pueblo ecuatoriano”, aseguró Correa en el informe.

En el mes de abril de este año, ya Correa había anunciado que enviaría a estudio de la Asamblea Nacional un proyecto de Ley que facilitara la expropiación de los campos petroleros a las compañías que no cambiasen los actuales contratos de participación por otros nuevos de prestación de servicios al gobierno nacional.

En ese momento el presidente ecuatoriano advirtió que no esperaría mucho más por lo que denominó “capricho” de las petroleras privadas para volver a cambiar los contratos a su antojo a fin de poder continuar con sus operaciones en el país andino.

Parece ser que el momento de actuar ya llegó a juicio del gobierno de Ecuador, más teniendo en cuenta que el petróleo es la principal exportación del país y financia alrededor del 25% del presupuesto total del Estado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies