El emprendedor en serie Christian Korwan, ha lanzado, recientemente, su primer libro “Empezar de Nuevo. Éxitos y fracasos de 12 emprendedores como tú” que ofrece al lector un manual para convertirse en empresario a través de 12 conversaciones con empresarios de éxito de diferentes países y sectores, y conocer cómo han logrado llegar a lo más alto, los fracasos que han tenido que vencer por el camino, sus pensamientos en los momentos más duros y cómo encontraron el camino para superar los desafíos.

 Christian Korwan, de una forma provocativa y con un lenguaje sencillo, nos enseña como no todos los empresarios arrancaron sus proyectos con fortuna, sino que tuvieron que atravesar dificultades, cerrar empresas y esforzarse al máximo para llegar a lo más alto. Muchos de ellos son personas de orígenes humildes. Cipri Quintas, Mónica Mendoza, Judit Catalá o Daniel Pyke son solo algunos de los empresarios hechos a sí mismos, con los que conversa el autor.

¿El fracaso es un estigma o solo un proceso más por el cual deben pasar todos los emprendedores?

Empezar de Nuevo habla abiertamente sobre el fracaso desde una perspectiva motivadora, que abre con naturalidad lo que se esconde en lo que ha sido hasta ahora un tema tabú. Un libro sobre crecimiento empresarial lleno de historias impactantes, giros sorprendentes y grandes lecciones de vida, que motivan al lector y le permite descubrir que el fracaso solo ha sido un paso más en el camino hacia el éxito de estos 12 empresarios internacionales.

Un libro escrito durante el confinamiento

Para el autor, “en mayor o menor medida la pandemia ha obligado a todos los emprendedores a desarrollar sus negocios en una época muy difícil y llena de incertidumbre, pero hay que saber mirar con los ojos de aquellos que ya lo han sufrido en el pasado, para conocer los pasos que les impulsaron a retomar su camino hacia el éxito, y ver cuales podemos aplicar en nuestra situación personal”.

Christian Korwan, que lleva más de 20 años desarrollando decenas de proyectos empresariales propios, lo que le ha aportado la experiencia real y práctica de cuáles son las claves para crear negocios rentables, también se ha arruinado y levantado nuevamente, y en este libro hace hincapié sobre la importancia de tener un plan B, C, D y hasta la Z para evitar fracasos, o al menos que no te afecten de forma catastrófica. Algunos de los entrevistados no los tenían en el inicio de su carrera empresarial y lo pasaron mal.

De todo se sale, menos de la muerte

Empezar de nuevo pretende ser una pequeña mano a la que poder aferrarte. Para el autor, “todos los grandes empresarios del mundo hasta los autónomos de pequeños negocios han fracasado alguna vez, la diferencia está en como afrontas esa caída al vacío. El fracaso no entiende de cantidades de dinero, volumen de facturación, ni tamaño de empresas. Depende de muchos factores que debes conocer para detectarlos y estar prevenido”.

Incide en la importancia de relativizar el fracaso, “en muchas ocasiones es necesario para resurgir con más fuerza y lo importante es ser capaces de relativizarlo y poner foco en el camino para encontrar la solución. De todo se sale, menos de la muerte, y para mí, lo importante no es tanto el destino como el viaje. Y hay viaje mientras hay carretera”.

12 conversaciones, 12 fracasos para llegar a lo más alto

Muy amenas e interesantes, realizadas durante los meses de confinamiento, donde 12 empresarios de éxito de diferentes países y sectores (márketing, restauración, ventas, software, real estate, etc.) han compartido cómo han logrado llegar a lo más alto, los fracasos que han tenido que vencer por el camino y qué han sentido en los momentos más duros.

Han dado respuesta a como vivieron su mayor fracaso, los errores que le llevaron a perderlo todo, los pasos para volver a salir adelante, sus sentimientos, como le afecto a su entorno profesional y personal, que errores no volvería a cometer nunca, y qué le diría a una persona que esté en estos momentos viviendo un fracaso en su empresa o negocio.

Judit Catalá. Experta en Márketing

«Volví con él y estuve un año más, hasta que sentí la necesidad imperiosa de huir. Habían vuelto las amenazas y los gritos, hasta el punto de que algunos amigos estaban siempre pendientes de mí para no dejarme sola. Así que lo dejé. Estaba tan asustada que me fui sin nada, sin un euro. No tenía ni para un café. Él siguió con la empresa y como venganza dejó de pagar los impuestos y la seguridad social de los trabajadores. Me pasé mucho tiempo pagando deudas. Pero lo peor fue la inseguridad que todo aquello me generó, porque él me había hecho creer que era mala empresaria. Tuve que luchar mucho contra mis pensamientos limitantes, contra mis bloqueos. Pero no tiré la toalla. Y ahora, siete años después, facturo millones.»

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies