La CAM va a intentar salir a flote sin fusiones de por medio

La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) aseguró el miércoles pasado que va a intentar seguir operando por su cuenta, sin tener que recurrir a fusiones con otras entidades, y salir a flote con la ayuda pública que le va a ser dada. Además tiene previsto vender parte de sus activos y recortar gastos en casi todas sus áreas operacionales.

De acuerdo al comunicado que emitió la entidad, que ya remitió a los reguladores su plan de recapitalización, va a traspasar el negocio financiero a un Banco que comenzará a operar como una entidad independiente.

También pedirá al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) unos 2.800 millones de euros para alcanzar de esa manera los mínimos de un 10% de capital básico que le serán exigidos a partir de setiembre por el Banco de España. Así es que el ente público comenzará a ser uno de los accionistas del nuevo Banco.

A pesar de que la situación parece seguir siendo muy complicada, la CAM aseguró que tuvo en cuenta para estas decisiones el entorno de la competencia y la previsión de la evolución del mercado español de aquí a cinco años. También fueron puestos en la balanza los requerimientos regulatorios en cuanto a liquidez y solvencia que seguramente aparecerán a futuro y más en su caso, ya que se prevé un seguimiento muy de cerca de la marcha de la entidad.

Para poder cumplir con la nueva estrategia de la Caja, elaboró un amplio y detallado plan de desinversiones de activos, ya puesto en marcha, a fin de deshacerse de todo lo que no sea estrictamente necesario como para “mantenerse a flote”.

Si todo sale de acuerdo a lo planeado, la Caja alicantina espera poder mejorar su ratio de eficiencia en un 50%, para alcanzar la cifra de 50% a la que debería llegar de aquí hasta el 2.015. Esto implica ahorrar anualmente no menos de 120 millones de euros, unos 10 millones mensuales.

Cumpliendo con los requisitos del Banco de España gracias al FROB y al ahorro en los gastos, llegará a cubrir el resto de los ratios y estos avances deberían permitirle a la entidad subir su rentabilidad a alrededor del 15% al final del período pactado para las reformas, es decir finales del 2.015.

El plan de recapitalización debe ser aprobado por el supervisor, y de ser así sería una señal de que la CAM “es viable como una entidad independiente, con un alto potencial de creación de valor por su fuerte posicionamiento en el mercado”, según consta en una nota que la Caja envió a la CNMV.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies