La crisis de deuda se mudó de continente

Ya la semana pasada el Fondo Monetario Internacional (FMI) había advertido acerca del riesgo de que la crisis de deuda que en estos momentos azota a la Eurozona se mudase de continente y golpease también con fuerza a los Estados Unidos si es que éste no hace algo urgente con sus problemas fiscales.

El lunes de esta semana llegó un nuevo aviso en el mismo sentido cuando la agencia de calificación S&P tomó la decisión de dejar con perspectiva negativa la nota de solvencia de la primera potencia mundial.

El país mantiene aún la “nota de honor” AAA, pero la advertencia de S&P puso los pelos de punta a las principales Bolsas de valores a ambos lados del Océano Atlántico.

Es que en Europa este hecho preocupa y mucho, amén de estar ya sufriendo su parte por la reactivación de la crisis de deuda y el cierto temor de que Grecia deba reestructurar su deuda soberana.

En este panorama por lo menos incierto, La Bolsa de España, el Ibex 35, transitó todo el día lunes por la zona roja, subiendo inclusive sus pérdidas después de la apertura a la baja por parte de Wall Street.

Lo mismo ocurrió en el resto de los países periféricos la situación fue similar a pesar de que algunas plazas como por ejemplo Milán pudieron, con una caída del 3,2%, minimizar en algo el recorte de Madrid.

En Portugal, un país muy sospechado después de activar el rescate, cerró la sesión del 18 con una caída del 2,3%.

Pero en realidad en toda Europa los recortes fueron importantes. Alemania tiene a la mayoría de sus Bancos con una gran posesión de deuda griega, por lo que la baja fue también del 2,3%. París cerró con una caída del 1,7% y Londres terminó la jornada con un 1,9% a la baja.

En los mercados de divisas la situación tuvo un efecto contrario al bursátil, ya que la posibilidad de que EEUU tenga en peligro su calificación de triple A hizo que las autoridades del Banco Central Europeo fijase la cotización de la moneda común europea, el euro, en 1,4215 dólares por unidad.

Pero, ¿Qué es lo importante de tener una calificación triple A para un país? Lo cierto es que ésta es una condición imprescindible para que los más importantes agentes del mercado internacional, como por ejemplo los fondos de pensiones, apuesten por la deuda de los Estados Unidos.

Es que esta clase de sociedades y entidades financieras sólo limitan sus inversiones a aquellos valores que están calificados con la máxima nota, la que los estadounidenses pueden perder en cualquier momento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies