La moneda norteamericana no se recupera y causa preocupación en los mercados mundiales

Cuando todavía estamos frente a la crisis económica globalque tuvo y tiene a maltraer a todo el mundo, el euro alcanzó su máximo anual mientras que el dólar no logra recuperarse y causa preocupación en las principales plazas financieras del planeta.

Ya hay varios Bancos centrales de Asia que tuvieron que intervenir para frenar aunque sea en parte la caída de la divisa estadounidense, con la compra de sumas verdaderamente millonarias de esa moneda.

Al mismo tiempo, el Banco Central Europeo mantuvo en estos días los tipos de interés en el 1%, dando ciertas señales de estabilidad.

Esta crisis parece tener la propiedad de poder ir cambiando de acuerdo a las circunstancias, y siempre mutar hacia el lado que hace más complicadas las cosas.

Comenzó en los Estados Unidos con algo que quizás podría no haber sido tan grave, como es el caso de las hipotecas subprime, y poco a poco se transformó en una pandemia financiera que alcanzó a todo el mundo golpeando las economías reales de los distintos países de una manera que quién sabe cuándo podremos recuperarnos totalmente.

La consecuencia lógica y esperada de cualquier crisis financiera grave es una posterior crisis de divisas de igual o superior magnitud.
Y el dólar parece estar respondiendo a estos preceptos al pie de la letra.

En los últimos días se desplomó de una forma preocupante y tocó mínimos que no alcanzaba hacía más de un año en su relación con el euro.

La caída de la divisa de los Estados Unidos es ya una realidad que está provocando graves desórdenes en los ya volátiles mercados de muchos países, al continuar depreciándose con las distintas monedas como lo viene haciendo desde hace más de seis meses.

La economía estadounidense, que está atravesando uno de los peores momentos de su historia, se encuentra en un grado de debilidad tal que no puede apuntalar su moneda, que se sigue desplomando frente a otras ahora más fuertes como el euro y el yen.

La devaluación del dólar agrega incertidumbre a la casi mortalmente herida economía mundial, porque nadie sabe muy bien dónde está parado si no tiene a la “figura” de George Washington como patrón de comparación y guía.

Mientras el dólar continúe en este estado de anemia, no habrá recuperación verdadera ni duradera para el resto de casi todas las economías mundiales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies