La presidenta Cristina Fernández no está de acuerdo con el “doble estándar” que aplica el FMI

La presidenta de la Argentina Cristina Fernández criticó recientemente, en una disertación que tuvo lugar en el Banco Central de la República Argentina el “doble estándar” que a su juicio está aplicando el Fondo Monetario Internacional cuando demanda políticas de ajuste a los denominados países “PIIGS” de la Eurozona, cuando hay naciones bastante más comprometidas por su abultada deuda.

La primera mandataria argentina se lamentó de que el mundo todavía se siga manejando a nivel global por medio de instrumentos creados en la postguerra, como el acuerdo de Bretton Woods, el FMI y la Carta de San Francisco de las Naciones Unidas.

Para Fernández, el FMI y las Naciones Unidas aplican esos instrumentos de “gobernanza global” según sean los países a los que haya que aplicar las recetas de turno.

No dejó de recalcar que los países llamados PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España) están ahora en el ojo de la tormenta por la crisis de la Eurozona y demandan fuertes ajustes fiscales, y casualmente son todos países de orientación socialista, un socialismo europeo pero socialismo al fin de cuentas.

Y no dejó de reconocer la mandataria argentina que hay otro país que “debe el doble o que está en una posición comprometida casi en el doble de lo que están algunos de los otros países y ni siquiera se lo menciona ni se le pide ningún plan de ajuste”, en obvia alusión a los Estados Unidos.

Fue elocuente Cristina Fernández al manifestar que “yo no creo en brujas, pero que las hay las hay”, cuando insistió en la imperiosa necesidad de aplicar estándares comunes e igualitarios a todos los países del mundo, sin importar su preponderancia en el concierto de las naciones.

Para Fernández está claro que ni el FMI ni las Naciones Unidas funcionan como deberían y es necesaria en ambos organismos una reformulación a fondo que les permita hacer frente a la nueva realidad de un mundo globalizado pero de gobiernos locales e independientes.

No olvidó tampoco a las calificadoras de riesgo, las que consideró que “deben cambiar, porque de lo contrario el mundo seguirá en un ejercicio de cinismo pocas veces visto en los tiempos modernos”.

Cristina Fernández finalizó su charla afirmando que “cuando se dejan libradas las cosas a la fuerza de la naturaleza del mercado se termina imponiendo el más crudo darwinismo social, donde siempre triunfarán los más fuertes”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies