La reunión de ministros de economía del G-20, con mínimos avances

La Gran Recesión que se venía soportando desde hace poco más de dos años por efectos de la crisis económica global ha quedado al parecer definitivamente atrás. Pero la recuperación económica general que se está advirtiendo en la gran mayoría de las naciones no corrige los problemas anteriores a la crisis.

El pasado sábado, los ministros de economía del G-20 reunidos en la ciudad de París estuvieron reunidos largas horas para tratar de encontrar una solución al problema pero finalmente lo único que se logró fue un pacto mínimo de consenso para controlar las desigualdades globales que se están advirtiendo y que se deben a las diferentes formas y velocidades de salir de la crisis en todas las regiones del mundo.

La discusión que se había iniciado el día viernes terminó a las cinco de la mañana del sábado y volvió a convocar a los ministros apenas unas horas más tarde. Después de ella los responsables de las finanzas de los países miembros del G-20 fijaron los criterios básicos para poder mensurar los desequilibrios y tratar de encontrar de esa forma soluciones a los problemas de déficit público, deuda, tasas de ahorro del sector privado o desfasajes en la balanza por cuenta corriente teniendo en cuenta el tipo de cambio de las distintas monedas de los países miembros.

China fue quizás quien más resistencia opuso a las resoluciones propuestas, y recién pudo ser convencida al final de las negociaciones ya que se oponía a que se considerara entre los puntos básicos de negociación la balanza por cuenta corriente, habida cuenta de su gran superávit por ese ítem.

Aceptó finalmente cuando comprendió que estos indicadores no implicaban márgenes que no se pudieran sobrepasar.

La ministra de economía de España, Elena Salgado, quien estaba presente en la reunión, descartó un rescate financiero de la Unión Europea a Portugal, un tema con el que la prensa portuguesa ha vuelto a especular en los últimos días.

Afirmó Salgado que España “tal vez haya sido más rápida que Portugal” en el momento de implementar y poner en funcionamiento las reformas para lograr calmar a los mercados internacionales, pero que de cualquier forma el presupuesto más que austero de los lusitanos a la par que su calendario de reformas dejan de lado por el momento la idea de un rescate europeo por inconvenientes para sostener la deuda.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies