Las Bolsas en Europa golpeadas por la crisis griega. La española, la peor

La difícil situación fiscal de Grecia, que repercutió hace ya unas semanas como un cataclismo en casi toda la Eurozona e hizo tambalear nuevamente a varias de las más importante Bolsas de valores de Europa, sacudió con “inesperada” fuerza a la Bolsa de España.

Desde el comienzo de la debacle griega, los mercados comparan constantemente el déficit fiscal de Grecia que en el 2.009 llegó al 12,5% del PIB griego, con el de España, que en el mismo período fue del 11,2% de su PIB.

Cuando el temor comenzó a hacerse extensivo a la mayoría de los países de la zona euro, también cayeron en la picota de las dudas y las incertidumbres naciones mediterráneas como Portugal o incluso la misma Italia, que hasta ese momento no parecía tener inconvenientes demasiado graves y estaba en un supuesto camino de franca recuperación de la crisis económica global.

Sin embargo ninguna de las Bolsas de estos países, si bien tuvieron algunos sobresaltos, sintieron tanto los cimbronazos del “efecto Grecia” como la Bolsa española.

Deudas ajenas como la helénica cortaron la racha alcista que venía ya desde hace casi un año y que había convertido al 2.009 en un muy buen año bursátil, aún en plena recesión mundial.

Pareciera que el temor de que España pueda seguir el mismo camino de los griegos cayó en los mercados españoles como un balde de agua helada y así quedaron todos, mojados, tiritando y con más dudas que certidumbres.

Lo concreto son los números y éstos muestran que el Ibex 35 cerró en estos días un primer trimestre del 2.010 realmente muy malo.

En estos tres meses perdió casi un 9% y estos guarismos lo han convertido en el peor índice europeo en lo que va del 2.010.

Cuesta encontrar índices donde los números sean tan malos inclusive fuera de Europa, y ni siquiera la Bolsa griega que vendría a ser el epicentro del problema alcanzó cifras tan negativas, llegando a caer en este primer trimestre un 8,8%, pero incluso con un mejor estado de ánimo de parte de los inversores.

Para algunos analistas, la situación griega es peligrosamente parecida a la española, y el problema va bastante más allá del riesgo de contagio, ya que España se está complicando sola, sin la “ayuda” de los griegos.

Para estos meses, España es de los pocos países que no salieron todavía de la recesión y casi no se encuentra a nadie que pronostique una recuperación a buen ritmo, puesto que todos hablan de una salida “larga y penosa” de la crisis en territorio español.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies