Las relaciones birregionales entre Caribe-América Latina y UE

En 1.999 se convocó en Río de Janeiro a la primera Cumbre América Latina, Caribe, Unión Europea (ALCUE). Todos estaban seguros de poder construir una sólida alianza birregional.

Los cambios que llevarían al ya famoso “giro a la izquierda” de Latinoamérica recién comenzaban a manifestarse, y la región se manejaba en una forma aparentemente más coordinada en cuanto a la marcha grupal que en la actualidad.

Bajo la excusa banal pero verdadera de que todas las naciones giraban en torno a sistemas democráticos se logró formar una gran alianza que hoy cuenta con más de 60 países, alianza que en la actualidad tiene un verdadero protagonismo en un escenario internacional globalizado.

Pero los problemas de fondo comenzaron a aparecer y no son pocos los que hoy en día consideran que la prosecución en el tiempo de esta alianza estratégica es un “sueño imposible”.

Latinoamérica, a pesar de su buena posición frente a las consecuencias de la crisis económica global, llega a la presente cita más dividida que nunca, y los países de la Unión Europea, bajo el aparente manto de hermandad y solidaridad para con los hermanos latinoamericanos, no pueden dejar de lado su genética imperialista y depredadora, al decir de varios importantes políticos del cono sur de América.

No son pocas las denuncias de invasiones bajo una forma en apariencia legal al territorio de su país que hacen los gobiernos latinoamericanos de parte de las grandes potencias europeas y de los Estados Unidos.

En los últimos años nadie duda de que América Latina ocupó un lugar de muy poca importancia para los europeos, hasta que se dieron cuenta, como quinientos años atrás, que las riquezas de esos lejanos territorios bien valía la pena de un poco de simpatía y colaboración para con el otro lado del Atlántico.

Ni qué decir de la situación actual, donde mientras toda Europa, sea o no zona del euro, se debate aún en los coletazos económicos y sociales de la crisis global, Latinoamérica sigue marchando a paso cansino como sus habitantes, pero la crisis ya es sólo un mal recuerdo y los pronósticos de crecimiento para casi todos los países de América Latina no bajan del 4 ó 5% para el presente año y se especula con una mayor subida del PIB global latinoamericano para el año próximo.

Todos esperan que las diferencias puedan solucionarse a corto plazo, pero al menos del lado oeste del Océano Atlántico no son pocas las personas de avanzada edad que sostienen que desde el inicio de la Historia el agua y el aceite nunca pudieron mezclarse de una manera homogénea.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies