Los Bancos de España pidieron más recursos al BCE en el mes de julio

En el mes de julio pasado, la deuda que las entidades bancarias de España mantienen con el Banco Central Europeo (BCE) llegó a los 52.000 millones de euros, lo que representa casi 4.600 millones más que en el mes precedente, o sea un 9,68% de incremento.

Esta cifra es la tercera en importancia en lo que va del 2.011 y se condice con la evolución que en este mismo lapso tuvo la prima de riesgo española de acuerdo a los datos del Banco de España.

La financiación brindada por el BCE repuntó tras la caída que había mostrado en junio y representa el 14,7% de los préstamos que el BCE concede a todo el conjunto del Eurosistema. El total de la financiación que necesitaron las entidades europeas en julio ascendió a 354.135 millones de euros, un 0,8% menos que en junio.

Las cifras que mencionamos son el saldo vivo que el conjunto de las entidades financieras residentes en territorio español tienen por devolver al Banco Central Europeo a consecuencia de la financiación que el instituto emisor les dio con anterioridad, y representa un promedio de las operaciones diarias que se realizan en el transcurso del mes.

La deuda con el BCE llegó a su punto más alto en el mes de julio del año pasado, momento en el que superó los 130.000 millones de la moneda común. A partir de ese momento las entidades españolas bajaron en forma pronunciada sus peticiones de liquidez al BCE, sobre todo en los últimos meses. La diferencia entre lo solicitado en julio del 2.010 y julio del 2.011 demuestra de por sí que los mercados al menos en España se han ido normalizando.

Los expertos en el tema explican que el acudir en busca de liquidez al BCE forma parte de una operativa considerada normal en el mercado financiero europeo, y que esta liquidez se completa por otras vías como los depósitos o el mercado de deuda.

Pero debe tenerse en cuenta que el repunte obtenido en julio no es esencialmente significativo al no responder a las tensiones vividas en el mercado de deuda, las que se hicieron ostensibles en los primeros días de este mes de agosto.

Si estas tensiones recrudecen y persisten en el tiempo, podría volver a dispararse a niveles muy altos la demanda de liquidez al BCE.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies