Los chinos avanzan en Europa y compran deuda portuguesa

Las naciones de la Eurozona pueden respirar tranquilas al menos por el momento.

Es que la semana pasada Portugal, uno de los países cuya solvencia financiera está puesta más en duda por los mercados internacionales pudo al fin colocar deuda a largo plazo. Lo mismo sucedió con España, con lo que produjo un repunte de la Bolsa.

Entonces, al menos por ahora, ambos países de la península ibérica pudieron alejar en forma al menos momentánea el temor a un plan de rescate como los que fueron necesarios con Grecia e Irlanda.

Las emisiones de los ibéricos lograron “dopar” al euro, el que cotizó en alza frente al dólar.

Pero no hay que negar que también ayudaron, y mucho, las declaraciones de dos actores de peso en la economía mundial. Por un lado China prometió comprar bonos de Grecia, Portugal y España, y por el otro Japón, que anunciaron que comprarían alrededor del 20% de las próximas emisiones del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF).

Casi todos los gobiernos festejaron el éxito de las colocaciones de portugueses y españoles, cuyas economías son consideradas al menos “inestables”. Desde que Grecia e Irlanda recurrieron al EFSF, ahora los analistas consideran que el próximo en recurrir finalmente a él será Portugal, una muy mala noticia para España porque todos creen que se vería arrastrado en la misma dirección.

Tampoco es una buena noticia para el resto de Europa, porque la economía española es mucho más grande que la portuguesa, griega e irlandesa y podría provocar problemas mucho mayores.

Lo concreto es que Portugal pudo colocar 1.250 millones de euros en bonos con vencimiento en el 2.014 y el 2.020, en tanto España emitió casi 3.000 millones de euros a cinco años, en ambos casos a tipos de interés considerados “razonables” según los analistas.

París y Berlín, los motores de la Unión Europea, ya dijeron que harán “absolutamente todo” para asegurar la estabilidad de la Eurozona. Pero no son los únicos que quieren hacer todo lo que esté a su alcance para salvar al euro.

China también afirmó que ayudará en todo lo que pueda, ya que el mercado europeo es demasiado importante para ellos. Sin embargo no se reveló cuánto está dispuesto a destinar Beijing para ayudar a la malherida moneda única europea.

Los expertos creen que la gran mayoría de compras de deuda soberana por parte de los chinos se haría a los países considerados estables, con Alemania y Francia en primer lugar, y que estas compras podrían llegar a afectar el 25% de sus inmensas reservas monetarias.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies