Para el BBVA el valor de la vivienda volverá a caer en España en el 2010 cerca del 8%

Si hay en la España de hoy en día todavía bajo los efectos de la crisis económica global un problema que parece insoluble al igual que el del desempleo, es el de la vivienda.

El BBVA, uno de los gigantes bancarios de España y el mundo todo, tiene un departamento inmobiliario que a lo largo de todo el planeta se caracteriza por la seriedad con que actúa y la certeza de sus predicciones.

Este departamento de estudios inmobiliarios del Banco concluyó un estudio según el cual el mercado inmobiliario español va a empezar a absorber el tremendo stock disponible de viviendas recién en el transcurso del primer trimestre del año entrante.

Según este mismo estudio, el valor de la vivienda en términos reales habrá caído para finales de este fatídico 2.009 alrededor de un 7%, y se estima una caída adicional de aproximadamente un 8% en el curso del 2.010.

Esta caída adicional del año entrante se deberá a la gran presión que la importante sobreoferta de inmuebles va a seguir ejerciendo sobre el precio de las viviendas.

Y este sobredimensionado stock de unidades a la venta no va a comenzar a absorberse hasta bien entrado el primer trimestre del próximo año, siempre según los estudios del Servicio de Estudios Inmobiliarios del BBVA.

Todo el proceso de ajuste derivado de la crisis aún no tocó fondo según la entidad financiera, y respalda sus dichos con tres argumentos que considera “fundamentales”.

El primero de ellos es que el sector de la vivienda en España todavía tiene desequilibrios en términos de cantidades, aún cuando la oferta de viviendas nuevas se adaptó bastante bien a la nueva situación derivada de la crisis, ubicándose en mínimos históricos.

En segundo lugar la corrección de precios se redujo tanto en magnitud, alrededor de un 10% del máximo real del mercado, como de duración, ya que hoy difícilmente una operación supera los seis meses.
Por último, el esfuerzo familiar en términos de ahorro para la vivienda fue ostensiblemente menor en España que en otros países de la Unión Europea durante el transcurso de la crisis.

No hay que olvidar tampoco el factor de confianza de los consumidores, que sigue en niveles muy bajos y posterga las decisiones para adquisiciones de importancia, como lógicamente es el caso de una vivienda.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies