Para el ministro de trabajo de España, habrá “lustros” de moderación salarial

En el transcurso de un acto organizado por la conocida consultora KPMG, el ministro de Trabajo de España, Valeriano Gómez, aseguró que no van a pasar semanas ni meses ni siquiera un par de años hasta que pase la crisis al menos desde el punto de vista laboral.

Para Gómez será necesario un período de varios lustros de moderación y sensatez salarial, ya que el país no está en estos momentos ni lo estará en los próximos años en condiciones de financiar una espiral salarial que lo vuelva a llevar a una situación de hecatombe económica y financiera como ésta de la que todavía no logró recuperarse totalmente.

Negó además el ministro que el plan de afloramiento de la economía sumergida, un problema serio dentro del andamiaje económico español, vaya a incluir entre sus pautas un programa para legalizar la inmigración irregular y el trabajo sumergido, asegurando por el contrario que se van a endurecer las sanciones contra los trabajadores que se encuentren en esa situación y que a su vez estén apuntados en el índice de parados y cobren por lo tanto la prestación por desempleo.

Para poder alcanzar la moderación salarial, la negociación colectiva, que en estos momentos está siendo tratada y negociada por todos los agentes sociales es considerada como “el arma fundamental”.

Según los pensamientos de Gómez, la moderación salarial resultará clave en el futuro inmediato y mediato para restaurar lenta pero exitosamente la competitividad. Se manifestó además confiado en que en los próximos días o a lo sumo semanas, la patronal y los sindicatos lleguen a un acuerdo satisfactorio para todos que destrabe los problemas actuales.

Fueron los propios sindicatos quienes a fines de marzo, al acabar el primer plazo estipulado por el Gobierno, se mostraron esperanzados en poder alcanzar un pacto a mediados de abril. De no ser así, el Gobierno llevará su propio plan al Parlamento español para su discusión y eventual aprobación.

Goméz recalcó enfáticamente que “nadie tiene que enseñar” al pueblo español de qué forma deben ligarse los salarios y la productividad. Advirtió además que, en ese sentido, si los sueldos de los trabajadores suben por encima de la productividad, se “acaba” la empresa y por ende la economía española en su conjunto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies