Volvió a sus andanzas la presión contra la deuda de España

Después de unos cuantos días de aparente calma, el jueves pasado la presión contra la deuda de los países periféricos de la Eurozona volvió a la carga por haberse dado a conocer nuevos informes que advierten de posibles problemas en Grecia, que ya fue “rescatada” y la falta de avances en la prometida ayuda a Portugal.

Por si todo esto fuese poco, la desmentida de que el mayor fondo soberano de China va a invertir 9.000 millones de euros en las Cajas de Ahorro de España provocó dudas en los mercados financieros europeos sobre las optimistas declaraciones de Rodríguez Zapatero acerca del interés de los chinos en invertir en España y ayudar con su deuda.

Así es que los títulos del Tesoro español sintieron el golpe y perdieron todo lo que habían ganado con la decisión de las autoridades de Lisboa de activar el rescate.

El hecho es que España ya no está identificada dentro del grupo de cola de la crisis económica global que sigue castigando varios países de la zona euro, y por el momento se ha dejado de lado el temor que en los mercados suscitaba un posible rescate a los españoles.

Pero la advertencia que el jueves hizo pública S&P de que el riesgo de que Grecia deba reestructurar nuevamente su deuda se ha reavivado en los últimos días, se volvió en contra del resto de los países que últimamente están en forma constante bajo la mira de los mercados.

Debido a esto la prima de riesgo de España agotó en estos días la mejora que había acumulado en las semanas pasadas. Llegó a bajar hasta los 172 puntos básicos y ha vuelto a subir hasta los 193, trece puntos más que en su peor jornada desde principios de febrero.

Igualmente está todavía lejos de los 260 puntos básicos que alcanzó cuando se puso en marcha la ayuda a la República de Irlanda a fines de noviembre del año pasado.

Portugal Y Grecia alcanzaron máximos históricos en sus primas de riesgo, con 550 y 982 puntos básicos respectivamente. A España le siguen en la lista Italia y Bélgica, aunque bastante más alejados.

Según Rodríguez Zapatero, la economía española es un “poderoso transatlántico”, pero de allí a estar tranquilos hay todavía un largo camino por recorrer para los españoles.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies